Revista (Blog)

 
FLORA
5 de Enero de 2008
El CIclo Vital de una Orquídea
FLORA | Jose Antonio Díaz  
 
El CIclo Vital de una Orquídea  
 
Las Orquídeas como los demás seres vivos desarrollan a lo largo de su vida las atividades de desarrollo, relación con los otros organismos, reproducción y finalmente la muerte. Especialmente curioso es el mecanismo de supervivencia de la planta de un año para otro, cual ave fénix, renace sus cenizas...

 

Germinación de las semillas:

 

Si únicamente atendemos a las condiciones de humedad, temperatura, insolación y tipo de suelo, (condiciones que bastarían en la inmensa mayoría de plantas) no seremos capaces de que nuestras orquídeas se reproduzcan. ¿que es lo que ocurre? ¿Qué otro factor hace que sea imprescindible para la germinación de las semillas?.

 

Las orquídeas se consideraron estériles hasta que en 1889, el botánico francés Noel Bérnard, descubrió que para la germinación era necesario el concurso de ciertos hongos presentes en el suelo. Estos hongos se unen simbióticamente (esta es un tipo unión entre dos seres vivos, en el que los dos obtienen beneficios), como las semillas carecen prácticamente de sustancias de reserva que permitan el normal desarrollo de raices y sus primeras hojas, es necesario la aportación de los nutrientes de forma externa. Veamos cómo ocurre este proceso.

Esta unión simbiótica se realiza através de lo que se llama micorrizas. Cuando la semilla encuentra en el suelo el tipo de hongo apropiado, este rápidamente rodea a la semilla mediante una maraña de hilos (hifas), los cuales funcionan como pequeñas raices que aportan las sustancias nutritivas y agua necesarias para el comienzo del desarrollo de la planta, por lo tanto el hongo actúa como un intermediario entre la semilla y las sustancias nutritivas del suelo. Esta únión va a ser permanente aunque la planta, una vez desarrollada sea capaz de alimentarse por sí sola. Esto es más evidente en el caso de especies, como el Limodorum abortivum, que careciendo de clorofila (por eso carece de hojas en su base), deben obtener las sustancias necesarias a través de su simbiosis con el hongo.

Una vez germinada, tras varios meses, la planta comenzará a desarrollar el primer tubérculo y el primer año sólo sera capaz de producir una sóla hoja. Durante los primeros años el tubérculo irá profundizando cada vez más en la tierra, hasta que alcance la profundidad suficiente que proteja, a la planta, de la desecación de las capas más superficiales del suelo.

 

Floración:

 

Para que se produzca la floración, han de pasar al menos 3 años, durante los cuales la planta y su bulbo va creciendo. No todos los años florece la misma planta, especialmente en años con invierno y primavera secos. Ha de tenerse en cuenta que en la mayoría de los casos las plantas han de almacenar en un nuevo tubérculo las sustancias nutritivas necesarias para el desarrollo de la nueva planta para el año siguiente. Esto quiere decir que la mayoría de las plantas tienen dos o más tubérculos durante la época de floración: uno que será consumido para generar el tallo y las flores y otro(s) que permitirán el nacimiento de la una nueva planta para el año siguiente. De ahí el nombre de orquídeas: Orchis: del griego orkhis (testículos), por el parecido de los tubérculos con este órgano masculino.
 

Polinización:

 

Esta fase de la reproducción de las Orquídeas requiere una atención especial por lo que se desarrollará en el siguiente artículo: Mecanismos de polinización de las Orquídeas .

 

Dispersión de las semillas:

 

Las semillas se encuentran encerradas en el ovario de la flor, que ha sido polinizada. Este ovario va creciendo y aumentando de volumen conforme las semillas van desarrolllándose. Cuando estas alcanzan su madurez, el ovario se fisura longitudinalmente, dejando expuestas las semillas a los mecanismos de dispersión. Un ovario maduro, de las especies presentes en la zona del Temle, puede contener entre 1500 y 25000, semillas.

El viento es el mayor y mejor agente de dispersión de las semillas de las orquídeas. Si tenemos en cuenta, que estas pesan entre o,3 y 0,15 microgramos, no es difícil concevir que estas semillas sean capaces de recorrer cientos de Kilómetros. Esto ocurre, cuando las semillas son arrastradas a gran altura, por lo que serán capaces de permanecer durante un periódo de tiempo muy largo, en ambiente seco y bajas temperaturas. También es posible su dispersión aprovechando corrientes de agua dulce, ya que por supequeño tamaño, poeseen una gran flotabilidad. No obstante es un medio menos eficaz que el de la dispersión por el viento, pues las semillas pierden su capacidad de geminación, rápidamente, en embientes húmedos y cálidos.

 

 
 
 


 
BUSCA BLOG
 
 
     
     
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
     
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
     
 
 
Apat
 
Museo Casa Natal F. García Lorca
 
Q&P Consultores
 
Turismo de Granada
 
 
 
 

Diseño realizado por

Ayuda
© Naturaleza Nazarí SL 2015. © Todas las imágenes y textos son propiedad de sus autores. Prohibida su reproducción.