Revista (Blog)

 
FOTOGRAFÍA
28 de Noviembre de 2011
Sobre Torres y Estrellas: Un justo reconocimiento del patrimonio litoral granadino.
FOTOGRAFÍA | Jose Antonio Díaz  
 
Sobre Torres y Estrellas: Un justo reconocimiento del patrimonio litoral granadino.   Rafael García Jiménez es el autor del libro: Sobre Torres y Estrellas.

Un muy necesario recordatorio del patrimonio monumental e histórico, tan poco conocido de la costa granadina, como son las torres, castilletes y atalayas que jalonan nuestras costas. Cada una con sus particularidades e historias propias. Singular también es la forma de fotografiar estas construcciones,... a la luz de las estrellas.

 
 
 
 
 
Como colaborador habitual de esta casa sólo podemos decir que "Rafa", es un fotógrafo que sabe bien lo que quiere y cómo hacerlo. El haberse centrado en un tema tan específico y presentarlo de una forma tan espectacular no es pura casualidad. La calidad y depurada técnica está presente en cada una sus excelentes fotografías. Cuando la fotografía "transmite" alguna sensación o sentimiento al espectador, es síntoma indudable de un trabajo bien hecho y por tanto es la mayor satisfacción que puede recibir un fotógrafo. Por ello queremos darle la enhorabuena a "Rafa" por tan magnífico trabajo y a la Diputación de Granada por la publicación de esta obra.
 
 
 
 
Textos aportados por el Autor:
 
"Durante algo más de cuatro años he recorrido la costa de Granada realizando fotografías a una parte muy importante de nuestro patrimonio. Lo que comenzó como un ejercicio de fotografía nocturna en una de las torres cercanas a mi casa terminó por convertirse en una pequeña obsesión por realizar imágenes de todas las atalayas que pudiera encontrar. Este libro es el resultado de la recopilación de algunas de estas imágenes, con la particularidad de que todas están realizadas entre el ocaso y el amanecer. Así, podemos encontrar fotografías de las veinte atalayas que en la actualidad se mantienen en pie en la costa dentro de los límites de la Provincia de Granada, desde el Cerro Gordo hasta la Rambla de Huarea. También se han incluido tres de los castillos que podemos encontrar en nuestro recorrido costero, ya que el sistema defensivo del que forman parte estas torres quedaría incompleto sin este tipo de edificaciones.
 
Aunque, como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras, las fotos que se muestran en esta publicación quedarían de alguna manera huérfanas sin una pequeña introducción histórica, les faltaría algo. Las torres que se retratan no son sólo piedras, sino que son parte de nuestro patrimonio histórico y tienen una historia que contar. Con esta serie de fotografías, sólo quiero hacer ver que detrás de cada torre hay algo más que mampuestos, que merece la pena conservarlas para que esa historia perviva no sólo en los libros o en el recuerdo sino también en el paisaje que nos rodea. Para la realización de este libro, en algunas ocasiones, se ha tenido que sacrificar la estética fotográfica para poder mostrar algunas de las torres en el entorno en el que se encuentran, con la presencia de luces parásitas, cables o edificios, no siendo siempre posible realizar la toma que uno quisiera.
 
 
Los prólogos corren a cargo del gran fotógrafo José Benito Ruiz y el catedrático de Historia Medieval, Antonio Malpica, con una presentación de la Diputada Delegada de Empleo y Desarrollo Provincial."
 

 

 

RESEÑA BIOGRÁFICA

 

Rafael García Jiménez (Castell de Ferro, 1975).
Licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Granada, en la actualidad es profesor de Secundaria de la especialidad de Sistemas Electrónicos. Su gran afición a la fotografía, en especial a la fotografía de naturaleza y nocturna, le ha llevado a recorrer la provincia de Granada en busca del que quizás sea su patrimonio más olvidado. Este libro es el resultado de esa búsqueda y en él se recoge una selección de fotografías nocturnas de todas las atalayas de la costa de Granada, desde Cerro Gordo hasta la Rambla de Huarea. Participa en foros como www.noctambulos.org, www.granadanatural.com o www.fotonatura.org. Sus fotos pueden verse en flickr y en la web ww.grupof8.com/rafagarcia

 

 

 
Más datos de la publicación:
ISBN:978-84-7807-068-8
Tïtulo:Sobre torres y estrellas: atalayas costeras, patrimonio de la provincia de Granada.
Autor: García Jiménez, Rafael
Lengua de publicación: Castellano
Fecha Edición: 11/2011
Publicación: Diputación Provincial de Granada
Descripción: 168 p. il. col. 24x24 cm
Encuadernación: rúst.
Precio: 28,85 Euros
 
 
 
 



3 de Marzo de 2010
Cámara compacta Canon PowerShot G11 a prueba
FOTOGRAFÍA | Jose Antonio Díaz  
 
Canon PowerShot Granada Natural 1  

Esta cámara se ha mostrado como una buena alternativa al sistema réflex. Posee unas cualidades que permiten tomar buenas fotografías en un amplio rango de condiciones ambientales.

El artículo describe las experiencias vividas por el autor y sus opiniones sobre el manejo y resultados obtenidos por esta cámara compacta en la fotografía de la naturaleza.

 


Condiciones de partida:

El autor del artículo ha manejado sistemas réflex analógicos con diversos objetivos. La experiencia en el mundo de la fotografía digital la inicia con una Canon  PowerShot A300 y en la actualidad posee una PowerShot A700. Por lo tanto los comentarios están condicionados por estas circunstancias.

La prueba fue realizada el 28/02/2010, en condiciones de luz muy variables a lo largo del día, lo que ha posibilitado trabajar en una amplia gama de luces. Todas las fotografías se realizaron en la posición manual, por lo que no se han evaluado los numerosos programas de disparo disponibles en la cámara. No han sido analizadas todas las posibilidades de esta cámara y este contacto dista mucho de las pruebas y técnicas analíticas de laboratorio necesarias para hacer una evaluación precisa de la capacidad fotográfica de la Canon PowerShot G11.

No obstante si se puede hacer una estimación aproximada del comportamiento de la cámara en el ambiente natural, donde normalmente se trabaja en el programa manual. Todas las fotografías están tomadas a una sensibilidad ISO 100, equivalente la película tradicional de acetato más usada en la fotografía analógica. Todas las fotografías que acompañan a este artículo han sido editadas bajo el formato JPG, es decir, no se ha trabajado con los archivos RAW, por lo que los resultados pueden ser aún mejores que los mostrados.
 

PRIMERAS IMPRESIONES:

Lo primero que sorprende al usuario, especialmente si anteriormente ha manejado otras cámaras compactas, es la robustez de la misma. Existe una diferencia notable en cuanto a los materiales usados en la carcasa, proporcionándole un mayor peso que otras compactas de la gama. Evidentemente esta circunstancia debe influir en la durabilidad de la Canon PowerShot G11.

 
 
Los mecanismos y accionamientos están a medio camino entre las cámaras compactas y réflex. Sin embargo sigue siendo tan intuitiva y rápida de asimilar, que a los usuarios de otras compactas y en especial a los familiarizados con la serie Canon PowerShot,  les permite comenzar a tomar fotografías aceptables en cuestión de dos o tres minutos, sin necesidad de sumergirse en interminables y farragosos menús.

Es de destacar la pantalla orientable de cristal líquido, que funciona muy bien en cualquier situación de luz exterior, siempre que busquemos el ángulo apropiado. La definición que muestra esta es más que aceptable, superando incluso a algunas réflex existentes en el mercado.

La posibilidad de guardar cada disparo en formato RAW y JPG, simultáneamente nos permite una versatilidad en la edición posterior de la fotografía que no está disponible en la mayoría de las compactas existentes en el mercado. Además es posible ver el diagrama de niveles de iluminación de la escena que vamos a fotografiar, lo que nos va a garantizar una exposición correcta para el formato JPG.

Quizás el aspecto que más echo de menos con respecto a mi venerable Canon PowerShot A700, sea la ausencia de un buen diseño ergonómico, circunstancia que no importa mucho cuando se trabaja con trípode, sin embargo si se nota esta carencia en cuanto fotografiamos a pulso.
 
 
FOTOGRAFIANDO FLORA:

Como motivo de fotografía se han elegido dos orquídeas habituales de estas fechas, en la Comarca del Temple: Barlia robertiana (Orquídea gigante) y Ophrys fusca (Abejera oscura). Las orquídeas son flores difíciles de fotografiar por el gran volumen que presentan sus flores, lo que en el fotógrafo no familiarizado puede generar cierta impotencia a la hora de intentar obtener una fotografía correcta, en el que toda la flor esté perfectamente enfocada.

Si el motivo es suficientemente grande siempre intento usar el zoom óptico al máximo que pueda proporcionar la cámara. Esto me permite obtener un buen enfoque del conjunto, mucho mejor que en posición macro y además, se obtiene un fondo mucho más difuminado que en un macro normal.

En principio no he notado diferencias notables con respecto a la Canon PowerShot A700 (zoom óptico 6x). Aunque existe una diferencia de un aumento en el zoom óptico, el 5X de la Canon PowerShot G11, es más que suficiente para fotografiar con trípode cualquier motivo natural estático. La distancia de enfoque mínima, parece ser un poco menor que los 50 cm de la A700. Este tipo de fotografías son las denominadas tomas americanas o de encuadre cerrado. En ocasiones compiten con ventaja con los macros de las cámaras réflex en motivos naturales con volumen, ya que, el plano de enfoque de los objetivos macros, usados en cámaras réflex, es muy limitado, pues enseguida que nos apartamos de dicho plano de enfoque perdemos nitidez rápidamente. Aunque no se logran unos fondos tan difuminados como con las réflex, si que se logra enfocar perfectamente todo el conjunto.
  
 
     V 1/80, F 4,5                          V 1/80, F 4,5     
 Trípode, Zoom 5 X                  Trípode, Zoom 5 X
 
          
   V 1/80, F 4,5                      V 1/125, F 4,5    
    Trípode, Zoom 5 X               Trípode, Zoom 5 X       
 
 
El macro es similar al de otras compactas de la serie Canon PowerShot, pero aquí la G11 hace valer sus 10 Megapíxeles, obteniendo resoluciones y calidades muy parecidas a las cámaras réflex, incluso superando a algunas de ellas. Sin embargo la óptica impone sus limitaciones, es casi imposible obtener un fondo bien difuminado, salvo que se trabaje en condiciones controladas. A cambio podemos enfocar muy bien cualquier motivo a una distancia de tan sólo 1 centímetro, siempre que no tapemos la luz que incide, en el motivo, con la cámara o la mano. Es de agradecer el estabilizador de imagen de la cámara que me ha permitido tomar macros, a pulso,  a velocidades tan bajas como 1/40 sin que tuviera que borrar ninguna fotografía.    
 

                  
  V 1/40, F 4,5                             V 1/80, F 4,5           
      Trípode, Macro, Recortada         A pulso, Macro, Recortada               
 
                       
     V 1/30, F 5,6                                          V 1/30, F 5,6           
      A pulso, Macro, levemente recortada         A pulso, Macro, Recorte 400X387 px            
 
 
Especialmente interesante es la mejora del enfoque “flexizone”, muy bueno con respecto al que posee la A700. El rectángulo de enfoque es más o menos la mitad del que he estado usando hasta la fecha. Esto ni tiene importancia alguna cuando fotografiamos paisajes o motivos relativamente grandes; sin embargo es muy útil para enfocar correctamente el ojo de una mariposa o una pequeña araña, por poner dos ejemplos, más o menos, habituales en la fotografía de la naturaleza. No obstante, siempre hay que tener en cuenta la aberración cromática de las lentes de la serie PowerShot, que debe ser corregida con el editor de imágenes.
 


PAISAJES:

Por la tarde cambiamos de ubicación y el atardecer nos ofreció una excelente sesión fotográfica en el Poniente granadino.

Se probaron varios formatos, siendo los más adecuados el ¾ clásico y el panorámico. Aquí se produce una circunstancia con la que hay que tener cuidado, el formato panorámico no permite su grabación en RAW, sólo admite la salida JPG, por lo que tendremos que asegurarnos de tener bien controlada la luz. Sin embargo esto no es un obstáculo, ya que el diagrama de niveles de luz en tiempo real nos permite hacer una correcta exposición de la toma, aquí también la G11 supera tecnológicamente a la A700, en la que el diagrama sólo es posible verlo una vez que la toma está realizada. De esta forma nos evitamos que tener que ensayar y probar constantemente diferentes velocidades de exposición y diafragmas. Esto nos permite ahorrar tiempo en el visionado y borrado de fotografías y además, siempre supondrá un ahorro energético no despreciable.
 
          
          V 1/20, F 8, Zoom 5x                      V 1/80, F 8, Zoom 5x           
      Trípode, Panorámica, Nublado         Trípode, Panorámica, Luz solar       
 
 
Personalmente destacaría la impresionante mejora del rango dinámico de la G11 con respecto a la A700. Este es un aspecto muy bien trabajado en el software de esta compacta. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto en una sesión fotográfica. La verdad es que me ha sorprendido muy gratamente. Es impresionante lo bien que integra la dureza de las áreas fuertemente iluminadas, con la deficiencia de luz en algunas zonas de la fotografía, sin que se pierda mucho detalle en las zonas oscuras. Esta cámara puede ofrecer grandes resultados sin necesidad de hacer grandes esfuerzos técnicos. Esta sin lugar a dudas es la mayor virtud de esta compacta, en este apartado de paisajes.
 
 
            
                  V 1/320, F 8, Zoom 1,4x                      V 1/320, F 8, Zoom 1,8x                    
           Trípode, Panorámica, Luz solar                   Trípode, 3/4, Luz solar                   
 
              
               V 1/200, F 8, Zoom 3,5x                  V 1/125, F 8, Zoom 3,5x             
                      Trípode, 3/4, Luz solar                      Trípode, 3/4, Luz solar                              
 
              
                    V 1/160, F 8, Zoom 1,8x                        V 1/160, F 8, Zoom 1,0x                      
Trípode, 3/4, Luz solar                        Trípode, 3/4, Luz solar
 
 
 
TRABAJANDO EN CONDICIONES ADVERSAS DE LUZ:

Se realizaron una serie de fotografías de anfibios en condiciones controladas, cerca de su medio natural, al que luego fueron devueltos. Aquí se puso a prueba, la capacidad de recuperación de información de las áreas oscuras de las tomas fotográficas. Los tiempos de exposición fueron largos, de hasta 0,3 segundos. Algunas fotografías se subexpusieron bastante, para comprobar posteriormente la capacidad de recuperación de la información en las áreas ennegrecidas. Las fotografías fueron obtenidas apoyando la cámara directamente en el suelo o en una roca.  En estas circunstancias se optó por usar la posición macro y realizar las fotografías a no más de 10 cm de los sujetos fotografiados.
 
 
V 1/3, F 4
Apoyado, Macro, Anochecer  

En estas condiciones de pone de manifiesto la potencia del estabilizador que posee la cámara. Ninguna fotografía salió movida y todas con un alto grado de definición. Este es otro punto destacable de la G11. Permite realizar buenas fotografías en condiciones de luz muy pobres y con una recuperación de información verdaderamente sorprendente. El estabilizador de imagen ha funcionado de forma excelente, habiendo salido todas las fotografías perfectamente enfocadas.
 
   
        
                      V 1/8, F 4 (sin editar)                      V 1/8, F 4 (editada)                      
    Apoyado, Macro, Anochecer            Apoyado, Macro, Anochecer      
 
       

 
 
CONCLUSIONES:

Es para todos evidente que una cámara compacta no puede superar a una réflex con la infinidad de accesorios y posibilidades que ofrece. Sin embargo para obtener resultados sólo algo mejores que los míos, mis compañeros de jornada tuvieron que cargar con pesados trípodes, mochilas y cuerpos de cámara. Afortunadamente los desplazamientos fueron muy cortos no superando en ningún caso el kilómetro de distancia. Es evidente que en el caso de una excursión más larga, la fatiga se hubiera reflejado ostensiblemente en sus rostros… como en tantas ocasiones ha ocurrido. Pero bueno… alguna ventaja habríamos de tener “los de las camaritas”, ¿o no?

La Canon PowerShot es una cámara compacta muy versátil y eficaz en la fotografía de la naturaleza y que debe ser muy tenida en cuenta por los fotógrafos aficionados y me atrevería añadir que a los profesionales tampoco les vendría mal contar con ella.

Sólo me queda una duda, que supongo que en próximas exposiciones fotográficas de Granada Natural en Granada capital, quedará disipada. Ver si esos 10 Megapíxeles de resolución soportan la realidad sobre el papel.

Agradecer a Javier Fuentes, el que me dejase su nueva y flamante Canon PowerShot G11, para realizar estas pruebas y a Eduardo Duro por su siempre estimada compañía.
 
Jose Antonio Díaz
 
 
 



1 páginas en total (0 entradas encontradas).
 
BUSCA BLOG
 
 
     
     
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
     
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
     
 
 
Apat
 
Museo Casa Natal F. García Lorca
 
Q&P Consultores
 
Turismo de Granada
 
 
 
 

Diseño realizado por

Ayuda
© Naturaleza Nazarí SL 2015. © Todas las imágenes y textos son propiedad de sus autores. Prohibida su reproducción.